Arancha & Iván – Boda

Iván y Arancha, así de primeras, se les ve una pareja tímida. Todavía recordamos la primera cita con ellos con mucho cariño, era otoño, hacia frío, nosotros dispuestos a escuchar y ellos ilusionados en contar lo que sería su día.

Y por supuesto, aquello de la timidez desapareció, hablamos de música, de conciertazos vividos en común, de festivales, y descubrimos gratamente a unos melómanos confesos con gustos afines a los nuestros.

El tiempo pasaba muy lento para nosotros, imaginamos que para los novios mucho más esperando que llegara el día. Le teníamos muchas ganas a esta boda: primero por la gran calidad humana de los novios, segundo por la buena sinergia que tuvimos desde el principio con ellos, y tercero por la importancia que Aranchae Ivan querían dar a la música en ese día tan importante para ellos, y efectivamente, no nos equivocamos, la música tuvo un papel importante en todo el día.

Llegamos a casa de Arancha, una cuesta infinita nos hizo pensar en teletransportarnos desde la furgo a su casa, pero todavía eso de la teletransportación no se estila, y la verdad, tampoco es nuestro estilo. Bromas aparte, allí nos recibía Arancha, con una familia tremendamente encantadora y una abuela aun más encantadora todavía, ya se sabe…quien tiene una abuela tiene un tesoro. Nos hicieron sentir muy cómodos desde el primer momento, así que aprovechamos para buscar recursos, tan importantes y emotivos para nosotros como las fotos principales. Llegó el momento de visionar a Ivan en su casa, en ese ambiente familiar previo a la ceremonia que a nosotros nos gusta tanto y en el que se viven momentos muy personales y emotivos, sinceramente pensamos que es una suerte poder estar ahí. La familia de Ivan tampoco se quedaba atrás, igualmente amables que la de Arancha, ellos saldrían antes hacia la ceremonia para recibir a la novia.

El sitio decidido para la ceremonia era para nosotros totalmente desconocido, a espaldas de un museo se abría un jardín precioso, decorado para la ocasión propiedad del propio museo. La ceremonia fue deliciosamente enternecedora, emociones, sentimientos, amor y lágrimas, nos distraían de la música que salía de los instrumentos de la banda que estuvo continuamente amenizando el momento con temazos muy, pero que muy bien elegidos. Para el reportaje decidimos hacer uso de los propios recursos del jardín, un piano, una bici antigua, enredaderas, una escalera de caracol, las sillas blancas de la propia ceremonia… todo un tesoro para los ojos.

Dando por conluido el reportaje y de camino ya para la celebración no pudimos evitar ponernos con la furgo a la altura del coche de los recién casados y tirar unas secuencias divertidísimas.

Lo primero que nos llamo la atención de los sentidos al entrar en el salón de la celebración fue el considerable escenario que había montado al final de las mesas, escenario muy completo de vatios e instrumentos, y efectivamente, como comentábamos antes, la música estaba teniendo bastante peso, con lo que a mitad de la barra libre tuvimos la suerte de disfrutar de un conciertazo con todas las letras, en el que a manera de homenaje subirían a tocar amigos y familiares a dedicar canciones de autentico rock and roll a los ya casados. Antes, mientras y durante el concierto, claro está no faltaban ganas de bailar y pasarlo bien.

Terminamos la boda con el recuerdo de estar rodeados de familiares y amigos, con muy buenas sensaciones, y sin poder dejar de tararear “Dakota” de la banda Stereophonics de camino a casa. Todos los invitados y en especial Arancha e Iván saben porque decimos esto. Y, la verdad, jamás olvidaremos ese gran momento con esa gran canción dedicada a dos grandes personas.

2 Comentarios

  1. Dos Visiones

    Gracias por vuestras preciosas palabras…. Por nuestra parte decir que ha sido un inmenso placer poder disfrutar con vosotros de esos momentos y agradeceros enormemente acogernos con los brazos abiertos y hacernos sentir tan bien.
    Gracias, gracias, gracias…..

  2. Iván y Arancha

    Como en toda historia, hay que escuchar la “otra visión”… Cuando conocimos a Juanma y Migue, no tuvimos dudas, supimos que queríamos que fueran los fotógrafos de nuestra boda. Atraídos por imágenes de conciertos y bodas de su página web, nosotros, apasionados de la música y la fotografía, sólo faltaba conocer a las buenas personas que habían detrás de esas cámaras. Sin duda, fue un flechazo…

    Tras meses de preparativos…llegó el día, y tuvimos la confirmación de que habíamos tomado una buena decisión. Nos hicieron sentir muy cómodos, integrados en la familia como uno más, pasando totalmente desapercibidos y recogiendo con mucho sentimiento todos y cada uno de los momentos que en la intimidad vivimos.

    Luego llegó la ceremonia y la celebración, hay que decir que fue un auténtico musical, gracias al arte y cariño de nuestros amigos (Javi Torres, Javi Jiménez “Bite”, Miguel Brown y “Chiquitín”) a los que les estaremos eternamente agradecidos por el regalo que aquel día tuvimos. No se puede describir con palabras la emoción vivida, aumentada aún más, si cabe, viendo la cara de alegría de familiares, amigos, entre los cuales incluimos, sin duda, a DOS VISIONES.

    Mil gracias por vuestra sencillez, amabilidad, profesionalidad…sin duda fue una gran experiencia que repetiríamos.

Deja un comentario

Tu email no será publicado
Campos obligatorios marcados con *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>