David Palomar, La Dama del Poncho Rojo

David Palomar, La Dama del Poncho Rojo
Lugar: Gran Teatro Falla, Cádiz
Fecha: 21-09-12012

David Palomar, la Dama Del Poncho Rojo - DOS VISIONES Fotografía

David Palomar ha vuelto a Cádiz, y lo ha hecho de una manera muy elegante al decidir cubrir su casa de los ladrillos coloraos con un gran poncho rojo en señal de luto por Chavela Vargas. La tarde prometía, después de asistir a la prueba de sonido, ya imaginábamos a que se enfrentaría dos visiones esta vez. Nos lo tomamos con calma, siempre es agradable volver a tener delante del objetivo a grandes personas y mejores artistas. Nunca dejará de sorprendernos ser tan bién recibidos siendo inevitable sentir un gran respeto por uno de los grandes del flamenco, pero después de una mirada amiga, una gran sonrisa y un cálido abrazo nos sentimos como parte de su gente, este es uno de los motivos por el cual también estamos enamorados de nuestro trabajo.

David Palomar, la Dama Del Poncho Rojo - DOS VISIONES Fotografía

Después de su gran éxito en la Bienal de Flamenco de Sevilla, el Gran Teatro Falla lo esperaba para dejarse sorprender por su nuevo espectáculo, y podemos asegurar que un lleno absoluto sería testigo de la preciosidad que a continuación íbamos a tener la suerte de visionar, y que por supuesto no defraudó, ni a nosotros ni al respetable. La calidad musical estaba garantizada: Miguel Ángel Blázquez (dirección musical y piano), Ricardo Rivera (guitarra), Alejandro Benítez (bajo) y Javier Katumba (percusión) y una excelente dirección escénica conducida por Ana Lopez harían de hoy una noche muy fotogénica.

David Palomar, la Dama Del Poncho Rojo - DOS VISIONES Fotografía

La hora se nos viene encima y Palomar aparece en escena ayudandose solo por una vela hasta llegar a un rincón donde bajo la atenta mirada de Lorca y la virgen de Guadalupe, el medallón de la Chamana vuelve a acariciar otra poderosa voz. No es fácil romper silencios con el silencio, tampoco conseguir que las amarguras dejen de ser amargas, pero Palomar con sus músicos lo consiguen pareciendo entrar en trance a medida que Chavela andaba hacia el escenario dandoles el encuentro por el patio de butacas. Como un autentico bandolero mejicano, Edu Guerrero roba los corazones del público gaditano con esa picardía que caracteriza a los buenos hacedores de compás, y sirve de correa trasmisora para que por unos momentos el poncho rojo que Palomar pide prestado a Chavela se transformara en mantón en su justa medida, y el tiempo necesario. De esta manera alegrías, bulerías y rancheras se bañaban en tequila bajo la luz de la luna celebrando como un ultimo amor de verano que Chavela y Palomar unieran sus voces en una. Una voz que rompió moldes cantando, bebiendo y amando como lo hacían los hombres. La magia llenaba todo el teatro, amanecía Chavela canalizada a través de Palomar para dejarnos pensando en ti, pensando en vover a brindar con nosotros, brindar con unos extraños que la besamos en su último trago. Os podemos asegurar que no estamos seguros de haber visionado magia o realidad…

Maria Pérez

Deja un comentario

Tu email no será publicado
Campos obligatorios marcados con *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>